Saltar al contenido

Tubastraea coccinea

REINO ANIMALIA
PHYLUM CNIDARIA
CLASE ANTHOZOA
SUBCLASE ZOANTHARIA
ORDEN SCLERACTINIA
FAMILIA DENDROPHYLLIIDAE
GENERO TUBASTRAEA
ESPECIE Tubastraea coccinea
hjhkj

Taxonomía

  Referencias de identificación:
Smith, 1948: 95 (T. teunilamellosa); Almy y Carrión-Torres, 1963: 161, pl. 21, fig. a; Roos, 1971: 84 (T. teunilamellosa), pl. 53; Zlatraski y Martínez-Estalella, 1982: 323, pl. 149, figs. 1-3, pl. 150, figs. 1-3, pl. 151, figs. 1-3, pl. 152, figs. 1-5; Prahl y Erhardt, 1985 (T. aurea): 181, figs. 108-109; Cairns, 1994: 93, pl. 39, figs. g-i; Cairns, 2000: 165, figs. 8, 197.
  Diagnosis:
Tubastraea coccinea es un coral azooxantelato (que carece de algas simbióticas), que crece en colonias o grupos de copas calcáreas, que se proyectan desde una base también calcárea pero esponjosa. Las colonias tienen coralites independientes o fusionados, cerioides, plocoides o faceloides, dependiendo de las condiciones ambientales a las que se encuentre expuesta. Los coralites son cilíndricos y hemisféricos, firmemente adheridos al sustrato. El interior del coralite está dividido en tabiques o septos (48), no exertos, dispuestos hexameralmente en 4 ciclos, con el cuarto ciclo usualmente incompleto:S1>S2>S3>S4;S1-2 con bordes axiales lisos, y S3-4 con bordes axiales lacinados. La sinapticuloteca (pared del coralite) es porosa y sin epiteca (capa que lo cubre). El coenosteum (esqueleto de la colonia) también es poroso. Tiene una fosa moderadamente profunda y columnela pequeña, con elementos ligeramente enrollados. Disepimentos endotecales presentes en los coralites más grandes (Reyes y Santodomingo, 2002;Figueira de Paula y Creed, 2004;Shearer, 2011).
  Coloración:
 El cuerpo del pólipo es de color rojo oscuro o naranja, mientras que los tentáculos son de color amarillo a naranja brillante, normalmente visibles durante la noche, cuando se encuentran extendidos (Fenner y Banks, 2004;Fofonoff et al., 2018).
  Dimensiones:
Presenta colonias con diámetro máximo de 14 cm. Sus coralites cilíndricos tienen hasta 11 mm de diámetro y puede estar al ras del coenosteum o proyectarse hasta 4 cm de altura (Gracia et al., 2011;Fofonoff et al., 2018). 
  Especies similares:
Atlantia caboverdiana (Ocaña &Brito, 2015), Tubastraea micranthus (Ehrenberg, 1834) tiene esqueleto parecido al de T. coccinea, pero es de color verde oscuro. Nativa del Indo-Pacífico, con reporte en una plataforma petrolera frente a Louisiana (Sammarco et al., 2010;Creed et al., 2016). Y Tubastraea tagusensis Wells, 1982, descrita en Galápagos, nativa del Indo-Pacífico e introducida en Brasil (Figueira de Paula y Creed 2004;Creed et al., 2016).
  Notas generales:
Comunmente habita en aguas someras de baja energía y puede colonizar objetos sumergidos por el hombre. Se cree que esta especie fue introducida en el Caribe al final de los años 30 y principios de los 40, a través del transporte marítimo desarrollado desde el Indo-Pacífico (Cairns 2000).

Historia Natural

  Hábitos alimentarios:
Captura zooplancton (Fofonoff, 2018;GISD, 2020).
  Reprodución ciclo de vida:
Tubastraea coccinea es hermafrodita y produce plánulas, larvas planas ciliadas y de natación libre que se producen sexual y asexualmente que se incuban al interior de la colonia. Tiene reproducción ameiótica (asexual), al brotar de la base o disco oral para producir nuevos pólipos, que secretan sus esqueletos calcáreos (Harrison 2011;Creed et al., 2016). Las poblaciones incluyen una alta propensión de clones, lo que indica que la reproducción asexual contribuye a la rápida propagación de este coral (Capel et al., 2017). La fecundación se da al interior del pólipo ya que crian sus huevos pero liberar el esperma. Tiene madurez temprana (Van Moorsel, 1989;Fenner y Banks, 2004). Las colonias pueden ser reproductivamente activas con dos pólipos y producir en promedio 15 planulas por pólipo (0.5–5 mm), visibles durante los eventos de desove masivo (Paz-García et al., 2007;Creed et al., 2016). Pueden durar 18 días antes de asentarse, por lo que tienen la capacidad de dispersarse a larga distancia por las corrientes (Fenner 2001;Figueira de Paula et al., 2014). La edad reproductiva de T. coccinea es de 1.5 años. Sus fragmentos tienen una notable capacidad de regenerarse en pólipos vivos y completos, lo que dificulta su control. El promedio de crecimiento es de aproximadamente 3 cm² por año, sin embargo, puede presentar una extensión de tejido delgado que carece de pólipos y se extiende a una tasa de hasta 10.4 cm por año (Vermeij 2006;Luz et al., 2018).
  Habitat:
T. coccinea habita en superficies verticales sombreadas y cavernas hasta grandes profundidades. Pueden resistir aguas muy frías subtropicales, hasta de 12.5 °C por 24 h o 15° por 96 h y rangos de salinidad entre 18 y 40 PSU (Batista et al., 2016;Fofonoff, 2018). Estos corales a menudo dominan los hábitats tropicales no ocupados por otras especies de corales, en formaciones arrecifales (Reyes y Santodomingo, 2002;Vermeij, 2006).
  Sustrato:
Se asienta en superficies duras naturales y artificiales, preferiblemente madera, granito, hormigón, acero, cerámica y cemento, en estructuras como naufragios, plataformas petrolíferas y flotadores de muelle (Fenner y Banks 2004;Creed y de Paula 2007;Shearer 2011).

HN. Distribución

  Rango nativo:
Indo-Pacífico (Fenner y Banks, 2004).
  Distribución geográfica global:
Especie cosmopolita de aguas tropicales someras incluyendo regiones templadas. África: Cabo Verde, Djibouti, Egipto, Kenya, Madagascar, Mauricius, Mozambique, Seychelles, Sudáfrica y Tanzania. Asia: Arabia Saudita, China, Corea del Sur, Filipinas, India, Indonesia, Japón, Kuwait, Malasia, Maldivas, Myanmar, Omán, Singapur, Sri Lanka, Taiwán, Tailandia y Vietnam. America: Anguilla, Antillas holandesas, Aruba, Bahamas, Belice, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Dominica, Ecuador, Estados Unidos, Guadalupe, Honduras, Islas Caimán, Islas Vírgenes, Jamaica, México, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana y Venezuela. Europa: Italia. Oceanía: Australia, Islas Marianas, Islas Marshall, Kiribati, Nueva Caledonia, Nueva Zelanda, Polinesia francesa y Samoa (CABI, 2020; OBIS, 2020). 
  Distribución geográfica local:
A nivel nacional se ha reportado tanto en el Océano Pacífico (Nuquí, Malpelo y Gorgona) como en el Mar Caribe (isla Providencia, banco Quitasueño, islas de San Bernardo, islas del Rosario y área de Santa Marta) (Reyes y Santodomingo, 2002; SIBM, 2009).
  Profundidad Mínima (m):
0
  Profundidad Máxima:
200 m (Reyes y Santodomingo, 2002).

HN. Conservación

  CITES:
Apendice II

Especies Introducidas

  Tipo de introducción:
Accidental
  Año introducción:
El primer reporte de la especie, por literatura, lo hace Pfaff en 1969.
  Categoria:
Invasora
  Vector de introducción:
Aguas de lastre
  Impacto ecológico - detalles:
T. coccinea compite con otros invertebrados bentónicos por espacio, lo que puede poner en riesgo a especies nativas, particularmente esponjas y corales nativos (Sammarco et al., 2013;GISD, 2020). Su asentamiento puede afectar las redes alimenticias, al reemplazar los corales hermatípicos (con algas simbiótica) por corales exclusivamente carnívoros (Silva et al., 2011). Por tanto, contribuye a la inhibición de la alimentación de peces arrecifes (Lages et al., 2011). Además, se ha observado que extrude sus filamentos mesentéricos produciendo respuestas digestivas extracelulares ante antozoos nativos, y necrosis tisular en corales y anemonas (Hennessey y Sammarco, 2014). Por ultimo, la exclusión o extinción local de especies puede generar la reducción de la producción ecosistémica, comprometiendo sus funciones (Creed 2006;Vermeij, 2006).
  Historia de la introducción y la expansión :
Aunque se deconoce con exactitud el vector de entrada al país, se cree que pudo darse en al casco de los barcos, como ha sido documentado para otras áreas (Fenner y Banks, 2004). T. coccinea se registró en 1943 en Puerto Rico y Curazao; y se conocen registros de especímenes incrustados en los cascos de los barcos en las Antillas Holandesas entre 1948 y 1950 (Humann y Deloach, 2002). 
  Impacto económico - detalles:
Esta especie como otras incrustantes genera costos adicionales en el mantenimiento de embarcaciones. Pero también se cultiva y comercializa para acuariofilia (Shearer, 2011). Este comercio de acuarios proporciona otro vector potencial para esta y otras especies invasoras (Fofonoff et al., 2018).
  Medidas de control:
En Brasil se descubrió que envolver los corales con plástico o rafia es un medio eficaz para controlar las infestaciones aisladas de T. coccinea y T. tagusensis (Riul et al., 2013;Mantelatto et al., 2015).

Referencias

  Bibliografía: